14 de abril de 2024

Crímenes de lesa humanidad: perpetua para represores del Pozo de Quilmes, Pozo de Banfield y el Infierno de Lanús

0

​El Tribunal oral Federal Nº1 de La Plata mediante los jueces Ricardo Basílico, Esteban Rodríguez Eggers y Walter Venditti dieron a conocer el martes 26 de marzo de 2024 el veredicto sobre el Juicio de las Brigadas, en el que doce represores llegaron a la instancia de definición, luego de cuatro años de debate y a más de 45 años de cometerse estos crímenes.

El juez Basílico aclaró que estos crímenes formaron parte de un plan sistemático en el marco de un genocidio, y luego leyó la sentencia a cadena perpetua para 10 de los acusados sobre las acciones en los tres Centros Clandestinos de Detención Tortura y Exterminio: Federico Antonio Minicucci; Guillermo Alberto Domínguez Matheu; Carlos Gustavo Fontana; Jorge Héctor Di Pasquale; Carlos María Romero Pavón, Roberto Armando Balmaceda, Juan Miguel Wolk, Jorge Antonio Bergés y Jaime Lamont Smart (quien no se mostró delante de la cámara a la hora del veredicto). Por su parte, Luis Horacio Castillo, que fue incorporado a la causa en 2023, también recibió cadena perpetua. El veredicto contempló 25 años de prisión para Alberto Julio Candioti y absolución para Enrique Augusto Barre.

El genocida Miguel Etchecolatz murió durante este juicio al igual que Emilio Herrero Anzorena, Miguel Ángel Ferreyro, Carlos Hidalgo Garzón, Eduardo Samuel De Lío y Ricardo Armando Fernández.

En esta causa hubo 17 imputados y 468 testigos, y están involucradas 442 víctimas, entre ellas 23 embarazadas y 10 nietos apropiados. El TOF consideró los delitos de privación ilegal de la libertad, amenazas, aplicación de tormentos, abuso sexual, desaparición forzada de personas, homicidio en concurso real con delitos de lesa humanidad, reducción a la servidumbre, aborto forzado y sustracción, retención y ocultación de menores.

En el debate se investigaron los crímenes perpetrados en los centros clandestinos “Pozo de Quilmes” y “Pozo de Banfield”, que funcionaron en los edificios de las Brigadas de Investigaciones de la Policía bonaerense de cada una de esas localidades. La causa reunió 254 víctimas, de las cuales 175 estuvieron secuestradas en Pozo de Banfield y 21 en ambos campos.

El Pozo de Banfield operó entre 1974 y 1978 y funcionó como maternidad clandestina. Se estima que alrededor de 350 personas estuvieron detenidas ahí. Mientras que en el Pozo de Quilmes, que operó entre 1974 y 1979, y más de 250 las víctimas detenidas en forma ilegal, al menos 30 personas de nacionalidad uruguaya fueron alojadas ilegalmente, en el marco del Plan Cóndor.

En este juicio se unificó también la causa de crímenes ocurridos en el Centro clandestino de “El Infierno”, en el que funcionó la Regional Brigada II de Investigaciones de Lanús, dependiente de la Dirección General de Investigaciones de la Policía de Buenos Aires. En los operativos de secuestro, tortura y desapoderamiento de los bienes de las víctimas, los integrantes de las Brigadas vestían de civil y otros personal militar. El Infierno, en Avellaneda, operó entre 1976 y 1978.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *